Cosmética natural y aceites esenciales

Ya sea aplicando la tecnología más sofisticada o recurriendo a los procesos más artesanales, los laboratorios cosméticos siguen empleando los elementos que nos regala la naturaleza para la elaboración de sus productos, gracias a que en ellos encuentran los mejores beneficios.

Gracias a la pureza de los principios activos, la cosmética natural tiene una alta tolerancia dermatológica y puede ser usada incluso por las pieles más sensibles. Su elaboración es muy controlada, ya que en el proceso de producción no se añaden sustancias sintéticas de origen petroquímico, y se mantiene al máximo la pureza de los ingredientes, los que en algunos casos proceden de la agricultura biológica.

Son tantas las propiedades terapéuticas de plantas, flores y frutas, que se aplican en toda clase de tratamientos de belleza (corporales, faciales o capilares). Solo tienes que pensar en el efecto que quieres conseguir, lo más probable es que encuentres una (o más) plantas que te aporten el beneficio que buscas.

Dentro de la cosmética natural en su forma más pura, podemos destacar los aceites esenciales. Estos auténticos concentrados de la naturaleza, son sustancias líquidas muy olorosas y sintetizadas de forma natural por las plantas aromáticas, gracias a la energía del sol.

Los aceites esenciales se extraen por destilación de las flores, las hojas, las semillas o la piel de los frutos, y contienen infinidad de moléculas activas diferentes, que una vez unidas consiguen una acción terapeútica, antioxidante, pruficante, energizante, relajante, etc.

Los aceites esenciales, al ser altamente concentrados, deben emplearse con mucho cuidado. Si los adquieres en estado 100% puro, debes difundirlos en la atmósfera, colocándolos en un cuenco de cristal, en un pañuelo o aplicándolos (con un atomizador) sobre la almohada.

En cosmética, muchas cremas ya incluyen en su composición la mezcla de aceites esenciales o extractos de aceites de plantas, pero también puedes añadir unas gotas a tus cremas para potenciar su efecto.

Fuente: Revista Prevenir, Julio 2010.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>